El gobernador Alfredo Cornejo está convencido de que el petróleo es una de las actividades por excelencia en la provincia de Mendoza. Y en pos de eso, además de su apuesta por el petróleo no convencional, está dispuesto a avanzar en busca de inversiones en el crudo pesado, de manera que habrá una disminución en el porcentaje de regalías.

El mandatario apunta a que “Mendoza vuelva a ser una provincia petrolera” y aseguró que en 2018 hubo un “repunte de la actividad”.

“Hemos aumentado la producción petrolera. En 2015 prometimos explotar el petróleo pesado que tiene costos más altos de producción. Estamos dispuestos a bajar sustancialmente las regalías para que haya inversiones”, dijo esta mañana el mandatario, tras la firma de la adenda con sindicatos para evitar conflictos en el sector petrolero.

La baja en las regalías que se pretende impulsar fue explicada por el subsecretario de Energía y Minería, Emilio Guiñazú. Actualmente en cualquier licitación la base de las regalías es del 12%, mientras que la intención de la gestión es bajarla a 9% para atraer inversiones.

Actualmente el petróleo pesado aporta el 4% de la producción, unos 250 metros cúbicos. Con la incorporación de tecnología y la reducción de costos, se buscará multiplicar por diez esa producción.

“El petróleo pesado por sus características es más caro de explotar por lo que tiene que haber un poco de esfuerzo del lado de la provincia en la reducción de regalías. Si cada uno pone un poco le damos salida a un recurso que es el más importante de la provincia”, explicó el funcionario.

 

Fuente: Diario El Sol