Los 70 diputados que promueven la ley de aborto no punible presentarA?n el proyecto este martes, repudiarA?n cualquier estrategia para disuadir el debate parlamentario y pedirA?n tratarlo en el recinto no mA?s allA? de mitad de aA�o.

SerA? una respuesta a los proyectos para convocar a una consulta popular que defina si la interrupciA?n del embarazo puede dejar de ser penada, presentados por legisladores de diferentes fuerzas polA�ticas como los senadores Luis Naidenoff (Cambiemos) y Adolfo RodrA�guez SaA? (Peronismo federal); y la diputada Laura Russo, del FpV-PJ.

Los senadores Naidenoff (Cambiemos) y RodrA�guez SaA? (Peronismo Federal) y la diputada Russo (FpV-PJ) pidieron una consulta popular para definir si se despenaliza el aborto. Los promotores de la ley denuncian una maniobra de disuasiA?n y pedirA?n una sesiA?n tras las audiencias pA?blicas, que durarA?n hasta junio.

De prosperar, los plenarios de comisiA?n serA�an una puesta en escena porque los dictA?menes nunca llegaran al recinto, sino que se someterA�an a votaciA?n de la ciudadanA�a con resultado incierto, segA?n los sondeos que trascendieron estos dA�as.

«La consulta popular resulta contraria a derecho, ya que la ConstituciA?n veda la materia penal para ese tipo de medidas, sino que tambiA�n corre el eje de la discusiA?n incluso antes de que A�sta pueda iniciarse», se quejA? el fin de semana la diputada radical Alejandra MartA�nez, que presidirA? la ComisiA?n de Familia y trabajarA? en la coordinaciA?n del debate.

«Quieren evitar las instancias informativas y deliberativas propias del trabajo parlamentario. Es sencillo pensar que toda decisiA?n polA�tica debe someterse a un proceso de consulta, pero es tambiA�n muy engaA�oso. En nuestra forma de gobierno, el pueblo delibera a travA�s de sus representantes, y olvidar ese rasgo institucional puede conducirnos a la demagogia», completA? la diputada jujeA�a.

MaA�ana se reunirA? otra vez junto a los presidentes de otras comisiones que abordarA?n el proyecto: los macristas Daniel Lipovetzky (LegislaciA?n General) y Carmen Polledo (Salud) y la radical Gabriela Burgos (LegislaciA?n Penal).

Planean audiencias pA?blicas en diferentes puntos del paA�s al menos hasta junio, cuando la opiniA?n pA?blica se desvA�e al mundial de fA?tbol.

«Vamos a fijar pautas justas para las audiencias y dejar todo listo para tratarla en el recinto, no mA?s allA? de mitad de aA�o», confirmA? MartA�nez a LPO, aA?n molesta por la incipiente presiA?n para llevar el debate a las urnas que, casualidad o no, llegA? una vez levantada la sesiA?n especial convocada para el jueves.

Algunas figuras del Congreso ven una maniobra del Episcopado detrA?s de la idea de la consulta popular y recuerdan que su primer promotor, RodrA�guez SaA?, liderA? en 2010 el rechazo al matrimonio igualitario junto a su coterrA?nea Liliana Negre Alonso, cercana al Opus Dei. Luego se fue del recinto y no votA? en contra.

Para los militantes del aborto legal (el proyecto despenalizarA? la interrupciA?n del embarazo antes de las 14 semanas de gestaciA?n), lo mejor es esperar las audiencias para persuadir a los indecisos antes de una sesiA?n, porque muchos quieren evitar un problema innecesario con sus votantes oponiA�ndose sin fundamento sA?lido.

Justamente, a este grupo la posibilidad de evitar una sesiA?n les ahorra el dilema y por eso evitarA�an pronunciarse en estos meses de audiencias.

Hay otra manera de evitar abrir el recinto:A�que no haya siquiera un dictamen de mayorA�a en las comisiones, o sea, con la firma de la mitad mA?s uno de sus miembros. Es lo que los antiabortistas buscarA�an junio. DespuA�s de las audiencias.

Fuente: lapolA�ticaonline