“El cuchillo lo usamos para comer asado, nuestro rebenque y nuestro cuchillo lo usamos de adorno”, expresó uno de los gauchos mendocinos que se acercó a reclamarle a la Vicegobernador Laura Montero sobre el accionar de la seguridad de Vendimia. Sigue explicando “la policía nos agredió, el Gobernador nos agredió”, menciona con voz quebrado por la bronca. Esta escena, que quedara grabada por los testigos, se vivió en pleno Carrusel Vendimial, el sábado por la mañana. Las agrupaciones sufrieron bloqueos y amenazas por personal encomendado a ese fin.

Hasta la Virgen fue una víctima de ésta Vendimia

Cabe destacar que por primera vez, la Agrupación Gaucha de Mendoza, junto con otras entidades tradicionales fueron al final de todos los carros. También la Virgen de la Carrodilla y toda la comunidad religiosa sufrieron el desprecio de los organizadores quienes abandonaron, literalmente, el paso de la Patrona de los Viñedos, por las calles céntricas. Miles de personas en redes sociales, expresaron el repudio de autoridades y público que le hicieron el vacío a uno de los símbolos más importantes de la fiesta.

Gentileza Uno

El presidente de la Federación Gaucha de Mendoza  Alberto Cruz, quien meses atrás obsequiare un facón, elaborado por el lujanino José López;  al Papa Francisco en El Vaticano, considera que el desprecio sufrido en ésta vendimia no tiene precedentes históricos.

Consultado por la prensa, el Secretario de Cultura Diego Gareca, dijo que “…no hablará con los responsables por lo sucedido. Se siente un poco extorsionado y no entendieron que la dinámica del Carrusel…” exigía que ellos no fuesen entre los carros como ocurre desde los comienzos de este ritual mendocino. “Tomaron la Virgen como rehén”, expresó el funcionario.

Por redacción.