Los aranceles fijos para registrar y transferir automotores aumentaron en promedio 51% con respecto a mayo de 2017, la última suba registrada. No obstante, si se revisan los incrementos tarifarios de los trámites más comunes, algunos llegan a duplicar los valores de hace dos años; y los trámites “especiales”, como registro o transferencia de vehículos clásicos, cuadruplicaron los valores que tenían hasta el mes pasado. 

Por medio de la Resolución del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos se estableció la nueva tabla de valores para todos los servicios y certificados que presta la Dirección Nacional de los Registros Nacionales de la Propiedad del Automotor (Dnrpa) y las respectivas delegaciones provinciales.

Los nuevos aranceles

Entre los trámites más comunes que se realizan en los registros del automotor está el de “certificación de firmas”, que pasó de valer $ 250 a $ 325, lo que implica un aumento del 30%.

En cambio, las cancelaciones de contrato de leasing, de prenda, certificado de transferencia o la confirmación de inscripción preventiva de bienes en Sociedad en Formación, entre otros trámites, pasaron de tener un costo de $ 60 a $135, es decir un 125% más. La expedición de las cédulas de identificación del automotor (tarjetas verdes) tuvieron un incremento del 29%.

Cada tarjeta tenía un costo de $ 260 el mes pasado y hoy cuesta $ 335. Otro trámite que sufrió un incremento en sus precios es el de la expedición de placas metálicas (28%): pasó de costar $ 540 a $ 690. Mientras que los duplicados de las mismas tienen un costo de $ 540, cuando después de la actualización anterior (mayo de 2017) habían pasado a valer $ 420.

“Este arancel será de $7 70 si se tratase del nuevo modelo de Placas Metálicas de identificación del automotor” (Mercosur), según se aclara en la resolución. Un título del automotor tiene un costo de $ 210, cuando hasta el mes pasado valía $ 165, lo que implica una suba del 27%.

Los mismos valores deberán enfrentar quienes tengan que realizar un trámite de alta o baja del cilindro de GNC, así como los cambios, altas o bajas de carrocería, motor o chasis. En tanto que una baja de automotor con recupero de piezas tiene el mismo costo ($ 210), y se adicionan $ 10 por cada elemento identificatorio.

En tanto que una “solicitud de deuda de infracciones o multas pendientes de juzgamiento ante el organismo correspondiente”, que costaba $ 105, muestra un incremento del 29%, por lo que pasó a costar $ 210.

De carga y antiguos

Los vehículos clásicos tienen un tratamiento especial, y algunos de los ítems muestran precios superiores a los valores habituales. De hecho, inscribir un vehículo como clásico costaba $ 5.500 desde mayo de 2017 y hasta febrero de 2019, y ahora pasó a valer $ 7.055 (28% más).

Entre los trámites que más se incrementaron se destacan la “expedición de distintivo identificatorio de automotor clásico”, o el duplicado del mismo, ambas con un incremento del 392%, ya que desde mayo de 2017 y hasta el mes pasado costaban $ 60 y pasaron a tener un valor de $ 295.

En tanto que los aranceles de inscripción de los vehículos de transporte de carga y pasajeros que hasta el mes pasado tenían un costo de $ 7.200, pasaron a implicar una erogación de $ 9.235. Y en el caso de la transferencia de dichos vehículos, la actualización fue igualmente de un 28%, por lo que pasó de costar $ 6.000 a $ 7.695.

Otro caso especial se presenta en los vehículos armados fuera de fábrica, que tienen un costo de inscripción de $ 5.130, de $ 3.590 para ser transferidos o subastados. Estos valores significan un incremento del 28%, teniendo en cuenta que la inscripción costaba $ 4.000, y la transferencia o subasta $ 2.800 hasta el mes pasado.

Fuente: Diario Los Andes