Si has recibido un mensaje que te aconseja no tocar un botón negro, dado que congela o bloquea tu teléfono, debemos advertirte que se trata de una cadena viral que circula por WhatsApp, cuyo origen no está claro.

El mensaje comienza con “No toquen este boton negro! Congela tu telefono..!” Suena bastante preocupante, aunque la mala ortografía nos genera dudas. Luego aparecen una serie de símbolos y emojis:

<⚫> ????????

Se supone que este es el famoso botón negro que congela el teléfono. Con cada vez más emojis originales donde escoger se pueden crear muchas combinaciones, aunque el punto negro lleva ya tiempo con nosotros. Así se ve el mensaje viral en el propio WhatsApp:

Si pulsas el botón negro, tu teléfono ni se bloquea ni se congela. Lo que se congela es WhatsApp, que tarda un buen rato en responder.

Si pulsamos el icono de la multitarea en la barra inferior de Android (normalmente con forma de cuadrado) y deslizamos WhatsApp a la derecha, la aplicación se cerrará, y al volver a abrirla responderá de nuevo, como en esta captura:

¿Por qué el botón negro congela WhatsApp?

No parece que el emoji sea el responsable del problema, sino una serie de caracteres que se muestran antes, como espacios en blanco. Son unos códigos que provocan que WhatsApp no responda, algo que ya en el pasado se consiguió mediante el envío masivo de emojis.

En este caso, basta con volver a abrir WhatsApp en nuestro teléfono y no tocar el botón negro para volver a la normalidad. Si comenzamos pulsando en el segundo mensaje al seleccionarlo, podemos eliminar el botón negro para que no afecte de nuevo al teléfono:

Eso sí, el texto busca despertar nuestra curiosidad y rebeldía al añadir “No es broma, lo bloquea, habría que ver por qué”. Estos trucos son frecuentes, ya en el pasado hemos visto como una simple letra en idioma telegu lograba bloquear los iPhone y Mac.

Seguro que WhatsApp se actualizará para evitar este problema, que no es grave, pero sí molesto. Mientras tanto, el botón negro que congela tu teléfono puede hacerte perder un par de minutos, pero no supone un peligro.

Por Jesús Sanchez.