Reconocidos a nivel mundial por fanáticos y expertos, conforman nuestro patrimonio nacional.

Se presentó en Casa Rosada el estudio que da cuenta de la cantidad de glaciares en nuestro país, los cuales son en total 16.986 dispersados desde la Cordillera de Los Andes y las Islas del Atlántico Sur.

El estudio se esperaba para definir con precisión dónde se encuentran y así poder hacer pleno uso efectivo de la ley que los proteja como recurso hídrico y de proyectos mineros que puedan amenazarlos, entre otros.

Entre los casi 17 mil glaciares identificados, 40 están dentro del área de explotación de los proyectos mineros de Veladero y Pascua Lama.

Glaciar Perito Moreno, provincia de Santa Cruz, Argentina.

Los ambientalistas esperan que la Justicia aplique la ley postergada, mientras que desde la secretaría de Minería buscan la medicación de algunos artículos referidos a lo que se denomina “el ambiente peri glaciar” donde, según el inventario, de las muchas geoformas que lo componen, sólo en los glaciares de escombro hay evidencia científica de concentraciones de hielo.

Ya que es un espectacular paisaje que también corresponde al gran interés por parte de especialistas glaciológicos y geomorfológicos, el Parque Nacional Los Glaciares cuenta además con una serie de especies en extinción a proteger, lo que concretó su declaración como Patrimonio de la Humanidad en el año 1981.

“Se ha debatido mucho sobre esto y es importante celebrarlo, porque achica la brecha entre el debate simbólico y lo tangible. Siempre hay tensión entre el desarrollo y la protección de ambiente, y hay que achicar las brechas y poder medir con la verdad” así lo sostuvo el jefe de Gabinete Marcos Peña durante la presentación de los informes.

“A partir de hoy, la Argentina tiene una herramienta muy concreta para discutir sobre la preservación del agua y los glaciares, y trabajar con las provincias para delimitar los límites de dónde puede o no hacer desarrollos” aseguró el funcionario de gabinete.

La ley encargada de estos patrimonios es la de protección de glaciares, donde se establece los presupuestos mínimos para la protección de los mismos y del ambiente peri glacial, esto tiene como objeto preservarlos como reservas estratégicas de recursos hídricos para el consumo humano; para la agricultura y también como proveedores de agua para la recarga de cuencas hidrográficas; así como para la protección de la biodiversidad, también como fuente de información científica y un importante atractivo turístico a nivel nacional.

Fuente: Medios.