Imagen ilustrativa

Hace más de diez años, dos establecimientos escolares del departamento de San Martín buscan obtener su escuela propia, pero mientras tanto, recorren por casas y locales alquilados con sus alumnos, que funcionan como instituciones educativas con escasez de recursos.

ESPACIO PUBLICITARIO, LA NOTA CONTINÚA DEBAJO.

Padres y docentes han reclamado incontables veces al Estado pidiendo la construcción de edificios propios para que tanto alumnos como maestros, puedan acceder a mejores condiciones para dictar clases, que hasta hoy se dan en espacios precarios.

Pero luego de años de reclamos y licitaciones caídas, empezó hace un par de semanas la construcción de ambos establecimientos en San Martín: la 1-738 Ana María Castillo, en el barrio Mebna y la 1-739 Nueva Argentina, que se ubica en su mismo barrio.

Las dos instituciones serán habilitadas a mediados del año entrante, con espacio para que unos mil alumnos puedan tomar clases.

El edificio propio para la primaria Ana María Castillo se construye en el barrio Mebna, en el cruce de avenida Lima y calle Los Paraísos.

Esa obra, al igual que la construcción de la escuela 1-739 del barrio Nueva Argentina están a cargo de la empresa Murga y Hanne SRL, los primeros trabajos serán para la compactación de los suelos y que a mediados de mes espera avanzar con el llenado de la platea de cimientos. Después, cuando haya fraguado, se comenzará a levantar paredes.

La obra tiene un plazo  para ejecutarse de 14 meses. En el mismo se invirtieron 24 millones de pesos para la educación de mil chicos de los barrios Mebna, San Pablo, San Pedro y del emprendimiento del Procrear que se construye sobre la Ruta 7.

Por Redacción