Ante el incremento de la carne los consumidores empezaron a elegir el pollo como alternativa para llevar a su mesa. Lo cierto es que el precio subió a las nubes. En 2 semanas, la carne aviar aumentó entre un 25% y 30% y el kilo se vende a $120. Otro de los inconvenientes con que se encuentran los comerciantes es el faltante por la baja en la producción.

En algunos locales, el kilo de pollo, estaba a fines de febrero a $93, luego a principios de marzo se conseguía a $110 y hoy el kilo se disparó a los $119.

Según informó Canal 9, los que manejan el negocio entienden que esta disparada tiene que ver con la baja en la producción. Desde hace unos días, los comerciantes están recibiendo menos cantidad de la solicitada.

A nivel nacional, empresarios de Córdoba y Entre Ríos manifestaron que tuvieron que actualizar los precios para acompañar los costos de producción.

Además, detallaron que otro de los motivos del aumento es que la alimentación de las aves es a base de maíz y de otros granos que están todos dolarizados.

Por redacción.