Ya son numerosos los accidentes en la zona. Comerciantes y vecinos piden solución urgente a las autoridades. 

ESPACIO PUBLICITARIO, LA NOTA CONTINÚA DEBAJO.

Indignación y resignación son las palabras que los vecinos manifiestan al ser consultados por los baches enormes que conviven con el tránsito en la Ruta Provincial 50, en los segmentos comprendidos entre la rotonda del Hospital Perrupato y el Callejón Cánepa de San Martín. Esta semana vecinos se manifestaron a la orilla de la calle en reclamo directo a la Dirección Provincial de Vialidad por el descuido de ésta arteria tan importante en la Ciudad de General San Martín.

“Ya son varios conductores y ciclistas que han caído a la acequia esquivando pozos. Uno pasó a la vereda porque a veces con el agua los agujeros no se notan. Estamos cansados de hacer el reclamo. Vienen tirar dos paladas de arena y se van”, asegura Julio Becerra, comerciante, quien empuja con sus zapatillas restos de material asfáltico de un hoyo frente a su local. Es que a simple vista también se observa daños en cañerías de cloacas que afloran sobre el suelo consolidado por piedras, arena y lo que queda de la capa original.

“Vienen, arreglan un poquito y como no se hace bien, se rompe. Así hacen entonces estos de Vialidad. Ahora si te atrasás un poquito en los ingresos brutos o en el inmobiliario y te matan. Queremos que las autoridades hagan algo al respecto porque estamos cansados de notas y reclamos”, asegura un señor de apellido Serrano. “El gobernador vino a un asado al camping empleados de comercio, les prometió asfalto y les dejó un billar la calle siendo que no transita ni el uno porciento de los autos que andan por acá”, aseguró Juan Rodríguez , motociclista del distrito de Buen Orden.

Por redacción.-