El 81% de los beneficiarios está ubicado en una línea que va desde $7.246 hasta los $11.300.

En tanto, el 65% de las jubilaciones y pensiones cobran el haber mínimo bruto de $ 7.246, que luego del descuento que se efectúa desde el PAMI, en mano les queda $7.029. En este intervalo se hallan casi 4,5 millones de personas beneficiosas sobre 6,8 millones de personas en total.

Después, el tramo que le sigue es de los que cobran hasta $9.040, con un total de  471.000 personas y equivale al 6,9% del total de dichas personas.

Mientras que el tercer intervalo, corresponde a aquellos que cobran hasta $11.300 siendo 572.000 beneficiarios y cubriendo el 8,4% del total.

En tanto, se demuestra que la  pirámide como base cuenta con gran amplitud; el 81% de los jubilados y pensionados cobran entre 7.400 y 11.300 pesos por mes.

En fin, quedan 1,3 millón de beneficiarios en los altos tramos, que se encuentran desde los 13.560 pesos a los 53.000. Por último y por encima de todos, 50.000 beneficiarios que cobran más de 53.000 pesos al mes.

En este marco, si se lleva a cabo la aprobación del dictamen del Senado, el próximo mes de marzo de 2018, la jubilación mínima pasaría a $7.659 brutos, es decir, con un aumento del 5,7% o 413 pesos.  En cambio, con la fórmula actual, que combina evolución de los salarios y recaudación, el aumento sería no menor al 12% y el haber mínimo subiría a $8.115. Como resultado, el cambio de fórmula incluye que en marzo el aumento en la mínima sea menor  $456.

En tanto, en el mes de junio, las jubilaciones recibirían un nuevo aumento según la evolución 70% de inflación y 30% de salarios del cuarto trimestre de 2017.

Esto mismo pasaría con el resto de las prestaciones sociales, como lo son;  las asignaciones familiares y la AUH.

Fuente: Ámbito Financiero