El Gobierno no le prorrogará la concesión al empresario detenido. Cerrará dentro de dos años.

En 1999 el Casino Club fue concesionado por 20 años, es decir hasta 2019.  La política dirigida por Cornejo de reducir las casas de juego en la provincia  para evitar la salida de dinero de las economías regionales, no le permitió a López pedir la extensión del contrato durante cinco años más.

El empresario ya se había desvinculado de otros casinos que tenía en su posición, tales como el casino de San Martín, Rivadavia y Malargüe vendiéndolos a Ricardo Benedicto.

Desde el Gobierno aseguran que la medida no tiene relación al presente judicial de López, sino que se debe a las políticas de cierre de las casas de juego en la provincia. En el último período, el empresario sólo aportó a la localidad mendocina 400 mil pesos de los 9 millones que el casino facturaba. Esto se debe al contrato en cuestión, donde López pagaba como canon solo el 5% de las ganancias.

Para el Gobernador, las casas de juegos sólo perjudican la economía mendocina, ya que hasta el momento logró cerrar 5 anexos de casinos, como los que se encuentran en Uspallata y Tupungato.

Desde el IPJC notificaron el rechazo del pedido para prorrogar la concesión, que debe hacerse dos años previos antes de que finalice el contrato.

Los fondos que provienen del juego, han sido transferidos a programas de salud, además de apoyar a las economías regionales.

Por Redacción.