Protectora advierte sobre una publicidad engañosa para salir del Veraz. Desde el organismo señalan que realizar este trámite es gratuito y que la información que circula es una «avivada» de personas que lucran con la necesidad de las personas.

En las calles céntricas de Mendoza circula una información que según constatan desde Protectora es errónea, a través de una publicidad gráfica donde se detalla que una persona para salir del Veráz debe abonar $2500. Desde la ONG Protectora señalan que esto es una «avivada», ya que para dejar de figurar en el Veraz solo es necesario completar un formulario de forma gratuita para realizar el reclamo. Este es el link donde para descargar la guía. http://www.protectora.org.ar/formularios-reclamos/veraz-veraz/449/

Mario Vadillo abogado de la ONG Protectora destacó que gran cantidad de personas han consultado sobre este tema. «La gente sale a pagar porque se desespera al no poder acceder a un crédito. Pero esto no es así, por eso, necesitamos que la gente esté informada y  para ello, reiteramos los pasos que deben realizar los usuarios y consumidores cuando tienen este tipo de problema».

El trámite se realiza a través de una guía que se puede descargar desde la web de Protectora donde se detallan los pasos a seguir. Si bien existen requisitos para no encontrarse en esta situación, Vadillo señaló que según el artículo 26 de la Ley 5.326, “Sólo se podrán archivar, registrar o ceder los datos personales que sean significativos para evaluar la solvencia económico-financiera de los afectados durante los últimos cinco años. Dicho plazo se reducirá a dos años cuando el deudor cancele o de otro modo extinga la obligación, debiéndose hace constar dicho hecho”.

«En la página los ciudadanos van a poder encontrar tres tipos de modelos para realizar los diferentes reclamos. Quiero dejar en claro que no se debe abonar nada para salir del Veraz, la publicidad que circula es engañosa y una avivada de alguien que quiere lucrar con la desesperación o la necesidad de las personas», concluyó el abogado de la ONG.

Por Redacción