El veranito electoral se hace sentir en la calle pero no deja de impactar en las empresas que colocan «tarrito» de ventas y se van a buscar mejores horizontes en paises vecinos como Chile o Brasil. 

Alpargatas, una empresa centenaria que nació en la Argentina pero que después pasó a ser de capitales brasileños y que hoy es dueña de la marca Havaianas y Topper en la Argentina, dejó de operar en el mercado textil local, donde producía denim, el material con que se hacen los jeans, y otros artículos.

La compañía -que es controlada por el holding brasileño Itausa entre otros accionistas- se desprendió de tres plantas y una desmontadora de algodón por US$ 14 millones. Todas las instalaciones estaban con los días contados, ya que la compañía o las había cerrado o planeaba hacerlo.

Las filiales que Alpargatas tenía en Corrientes y Chaco, donde operaba la desmontadora, pasaron a manos de la argentina Marfra. Tenía 30 empleados. La planta de Florencio Varela -que ya había sufrido un ajuste de personal el año pasado- fue vendida a Cladd Industria Textil Argentina.

En tanto, la subsidiaria de Catamarca, que contaba con 112 empleados, pasó a manos de Fibran Sur, también de capitales argentinos. Allí se fabrican repasadores, trapos rejilla, franelas y otros tipos de productos de limpieza de la marca Media Naranja.»Con la transferencia real de estos activos a sus respectivos compradores, que serán efectivizadas el 1 de octubre, Alpargatas Argentina deja de trabajar en el segmento textil», informó la empresa a la Bolsa de San Pablo, en Brasil.

Fuente: Clarín.