Ante el silencio de la DGE por la quita del transporte a los alumnos de la Escuela 4-252 Puesto Viejo, la comuna afrontará temporalmente el servicio para que numerosos alumnos puedan llegar a estudiar. 

En la Intendencia de San Martín se reunieron padres y directivos de la Escuela Puesto Viejo del alejado distrito de El Central. Durante meses reclamaron que volviese el transporte que recolectaba chicos de puestos alejados para llegar al establecimiento educativo. Muchos de ellos están carentes del servicio de transporte público, pero no tuvo eco el reclamo en la Dirección General de Escuelas. Hoy, el Intendente Jorge Giménez, dio directivas para afrontar con recursos comunales el restablecimiento de ese servicio.

«No pensaron en los pibes y pibas»

«El recorte ha llegado a toda la educación. No piensan ni en los pibes y pibas que tienen que viajar en la zona rural, con dificultades. Hay que estimular a los chicos para que estudien. Están más preocupados en la timba financiera, en los bonos, en los bancos, que en la educación. Esperemos que pronto den respuestas, pero mientras tanto tenemos que intervenir para devolverle la posibilidad a los chicos de viajar a su escuela», aseguró Jorge Omar Giménez.

«No tuvimos nunca respuesta»

«No puedo ocultar la emoción por haber solucionado esta problemática. Fuimos a la DGE y no nos escucharon. Un señor ofreció su movilidad para los viajes y en un operativo – hollywoodense (sic) – le secuestraron la trafic por no tener habilitación. Es decir, que además de quitarnos el presupuesto, atentaron contra una posibilidad para que 40 chicos llegaran a estudiar», mencionó el director, Profesor Gustavo Bassín.

«El jueves tenía el acto de la escuela y no pudo asistir»

«Estamos cansados porque los chicos no van a la escuela y no pueden aprender. Mi hija el jueves tenía que leer en el acto y no pudo asistir, eso fue muy triste para nosotros. Le agradezco a la comuna esta oportunidad. Pero no nos olvidamos que el Estado Provincial es quien se tiene que hacer presente y no responde», dijo Verónica González, mamá de una alumna.

 

Por redacción.