Los estudiantes las produjeron en el vivero del Plan de Manejo del Fuego en Monte Comán. Habían empezado a forestar hacía dos semanas áreas incendiadas.

ESPACIO PUBLICITARIO, LA NOTA CONTINÚA DEBAJO.

El programa de re forestación en el Sur proncial estaba organizado por estudiantes y personal de Recursos Naturales a través del Plan Provincial de Manejo del Fuego. El proyecto trataba de devolverle el verde a 20.000 hectáreas de bosque nativo que en enero de 2018 fueron reducidos a cenizas por los incendios que afectaron al sur mendocino.

Malvivientes arrancaron 200 plantas, algunas ornamentales, y otras típicas de la zona como algarrobos, las mismas habían sido producidos por los alumnos en el vivero de la base de lucha contra incendios forestales en Monte Comán y unos 10 días atrás habían comenzado con el proceso de forestación.

 

Cada planta tiene un costo entre $150 y $200, estaba colocada con un puntero y rodeada por una malla metálica para protegerlas de los animales.