Durante la semana aparecieron pegatinas en los caños de iluminación de la Ciudad de San Martín. Este procedimiento no es nuevo. Afecta a pérgolas, a paredes de propiedades públicas y privada. En esta oportunidad, una transeúnte registró éste martes las imágenes del momento en que se realizaba la pegatina indiscriminada. Lo más triste es que los demás peatones miraban sin advertir a las jóvenes que utilizaban pegamento y hojas A4 con una nutrida oferta de estudios para jóvenes y adultos.

“Es paradójico que una casa de estudios “enseñe” a pegar letreros en los postes públicos. Eso no está bien. Necesitamos un ambiente saludable y no se trata de que siempre nos levanten la basura sino también de cuidar el espacio donde vivimos”, mencionó la vecina que aportó sus fotos para mostrar éste acto deleznable.

Por redacción.