Algunas marcas pusieron en marcha el plan de bajar los precios de su segmento premium para no perder compradores que realicen especulación con la reforma tributaria del Gobierno Nacional.

La reforma tributaria que fue enviada por el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne. La misma contempla que se elimine el impuesto interno de 10% a los autos 0 km de entre $380.000 y $800.000 de valor de salida tanto de fábrica como distribuidor. Cuando se concrete la baja de ese gravamen, los autos beneficiados bajarían de precio.

Al saber que algunos modelos tendrán un precio más bajo, el público es paciente y está en la espera de las nuevas listas. Este fenómeno se observó en los primeros días de éste mes. Para evitar que la incertidumbre continúe, algunas marcas adelantarán las rebajas para no perder clientes, según afirmó el medio Ámbito Financiero.

En tanto, de Audi por ejemplo, ya que sus directivos dieron instrucciones de bonificar los precios de los modelos en cuestión si el potencial comprador especula con postergar la compra hasta que los cambios cuenten con su aprobación. La rebaja que se ofrece a modelos como el A3 y alguna versión del A4 es de casi de 7%. Este porcentaje es lo que representa la quita del impuesto del 10%.

Mercedes-Benz además aplicará valores de ese orden en algunos de sus modelos. Los automóviles que están alcanzados por el tributo son los Clase A, B, GLA 200 y 250 y algunas versiones del Clase C200. Fuentes de la marca BMW Argentina señalaron que están analizando la nueva política comercial que se definiría esta semana. En este caso, dará impacto en el BMW Serie1 y en algunas versiones de MINI.

La marcas nombradas anteriormente son alemanas y líderes del mercado Premium por lo que fijan las reglas y el efecto cascada puede repercutir en los segmentos más bajos.

Fuente: Ámbito Financiero