De acuerdo al informe elaborado por el Instituto Nacional de Vitivinicultura, en el período enero-noviembre las exportaciones de vino argentino acumulan un aumento del 34,1%, comparadas con el mismo período de 2019. Los vinos fraccionados contribuyeron a esta cifra con un crecimiento del 6,1%, y los graneles con un 84,7% para lograr este resultado.

La vitivinicultura Argentina totalizó, en los 11 meses analizados, ventas en el mercado externo por un volumen de 369.282.300 litros, superando en más de 93 millones de litros a igual período de 2019. Este desempeño en el comercio internacional le permitió a la Argentina escalar posiciones en el ránking mundial de países exportadores, pasando del puesto 11 al 8 a nivel global.

En cuanto al tipo de vinos, los vinos sin mención varietal representan el 61,5% y los varietales el 23,4%; los vinos fraccionados tienen una participación del 51% y los graneles, del 49% sobre el total de las exportaciones. Las botellas constituyen el envase en el que se exporta el 93% del vino argentino fraccionado. Los vinos color siguen liderando los envíos, aunque los blancos muestran un crecimiento cercano al 20% durante enero-noviembre 2020.

Este año sólo puede compararse con el 2008, cuando se produjo el récord histórico de exportaciones de vinos. Es que este año 2019 Argentina es el país que mas creció en volumen exportado, seguido por Nueva Zelanda, Portugal e Italia.

El comercio mundial de vinos ha sufrido pérdidas importantes de valor FOB en dólares exportados y también en volumen; sin embargo, nuestro país ha podido mantener el liderazgo en crecimiento de volumen, resignando sólo el 1% del valor FOB en dólares respecto de 2019, muy lejos del promedio mundial que ha perdido más del 5,8% del valor, según estadísticas del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV).

Fuente: INV