Bernardo Llaver, con Chevrolet Cruze, logró un fin de semana ideal al quedarse con la victoria en la tercera final de la temporada del Súper TC 2000, en el autódromo de Alta Gracia, Córdoba.

Llaver se impuso de punta a punta en la competencia principal, donde fue escoltado por Ricardo Risatti (Honda) y el también mendocino Julián Santero (Toyota).

«Lo más difícil estuvo en las primeras dos vueltas, porque la pista estaba húmeda y, como todos, tenía gomas lisas. Estando en la punta, tenía que marcar la referencia y pude zafar», contó el. sanmartiniano.

 «Después fui a fondo toda la carrera. Risatti en un momento quiso cuidar la goma para ver si me atacaba sobre el final, pero cuando estaba cerca perdía carga y no le daba para atacarme. Pude andar bien y voy a ver si puedo pelear el campeonato», finalizó Llaver.