Los dirigidos por el mellizo Guillermo Barros Eschelotto lograron imponerse en puntos pero no en goles, ya que empató en dos. El dueño de casa, Gimnasia Esgrima, arrancó con los dientes apretados, pero fue el Xeneize el que sacó ventaja en su primera jugada profunda: un centro de Nandez fue bajado con la cabeza por Ábila y Pablo Pérez se sacó un hombre de encima en el área antes de definir contra un palo.

Lejos de caerse, el Lobo fue en busca de la igualdad y la consiguió a través de un tiro de esquina. La segunda pelota del córner derivó en un buscapié capturado por un ex Boca como Nicolás Colazo, que no perdonó.

A la visita le costó encontrar su fútbol, con un Carlos Tevez desaparecido en acción (fue reemplazado por Benítez cuando promediaba la segunda mitad) y sus líneas inconexas. No obstante, en el complemento fue Wanchope quien aprovechó un grosero error de Maximiliano Coronel y movió la red del arco defendido por Alexis Martín Arias.

Gimnasia sintió el golpe y Darío Ortiz -entrenador interino- movió el banco para, al menos, conseguir la paridad nuevamente. El uruguayo Brahian Alemán ingresó y sería protagonista del empate definitivo. Sacó un zurdazo potente que se desvió en Magallán y descolocó a Agustín Rossi. Así, el Bosque fue puro suspenso a diez minutos del silbatazo final.

Envalentonados con el 2 a 2, los Triperos se lanzaron al ataque para ganarlo, con más corazón que juego. Sin embargo, acusaron su falta de jerarquía y llegaron a su noveno encuentro sin victorias en el campeonato. Boca Junior logró su campeonato número 27 y se alzó por encima del mendocino, Godoy Cruz Antonio Tomba, por 4 unidades.