Se trata de José Llanos Martínez (21), imputado por el asesinato de su pareja Gregoria Flores (32), ocurrido el año pasado. En la primer jornada, la defensa dio a entender que irá por un cambio de calificación para evitar la perpetua.

ESPACIO PUBLICITARIO, LA NOTA CONTINÚA DEBAJO.

Igual que todos los debates que se realizan bajo esa modalidad, Llanos Martínez arriesga una condena perpetua, aunque, durante los alegatos, la defensa, a cargo de Maximiliano Legrand y Lautaro Brachetta, dieron a entender que no están de acuerdo con las circunstancias extraordinarias de atenuación fijadas por la fiscalía en la calificación.

Durante la instrucción, el fiscal de San Martín-La Colonia Martín Scattareggi, quien lideró el expediente, imputó a Llanos Martínez por el delito de homicidio agravado por la situación de convivencia y por ser en contexto de violencia de género (femicidio). Justamente, la estrategia de la defensa es hacer hincapié en las circunstancias en las que se produjo el hecho para buscar una pena menor hacia el final del debate.

El caso

Todo comenzó el martes 20 de febrero, cuando Gregoria salió de su casa, del distrito de Tres Porteñas, con su pareja para dirigirse a sus respectivos trabajos. Ese día, la mujer jamás regresó a su vivienda, pero sí lo hizo Llanos Martínez. Justamente, esa misma noche, el joven salió de la propiedad con su valija, tomó un colectivo hasta la Estación Terminal de Ómnibus de Mendoza (ETOM) y emprendió su huida hacia Bolivia.

Con el pasar de los días, los familiares de la víctima radicaron la denuncia de paradero e iniciaron una intensa búsqueda, aunque ya esperaban lo peor. En tanto, los detectives del caso utilizaron un “truco” para hacer volver al acusado del vecino país. Les aseguraron a sus padres que si su hijo no regresaba a Mendoza, iban a ser ellos quienes enfrentarían la causa judicial.

Por esa razón, en la madrugada del 28 de febrero, el joven se presentó en la Comisaría 39ª del citado distrito, confesó que había matado a Gregoria a ladrillazos y se puso a disposición de la Justicia. Al día siguiente les señaló a los pesquisas el lugar donde ocultó el cadáver, que fue hallado en la finca donde vivía la pareja.

Fuente: Elsol