Este lunes, el cura Horacio Corbacho fue condenado a la pena de 45 años de prisión e inhabilitación absoluta a ejercer el sacerdocio por una serie de hechos de abuso sexual y corrupción de menores cometidos en el Instituto Próvolo de Mendoza. En tanto, el ex jardinero Armando Gómez (49) fue condenado a la pena de 18 años de prisión.

El Tribunal Penal Colegiado N° 2, compuesto por los jueces Carlos Díaz, Mauricio Juan y Aníbal Crivelli, encontró culpable a los acusados en la mayoría de las denuncias. Corbacho fue imputado por 16 hechos, mientras que a Corradi por seis y a Gómez por otros seis, en una causa que tiene una decena de víctimas de entre 4 y 17 años de edad. En algunas acusaciones fueron absueltos.

Pero lo que sobresale es la dureza de cada una de las condenas. Nicola Corradi, director del instituto, fue sentenciado a 42 años de prisión e inhabilitación de ejercer el sacerdocio. Corbacho había sido imputado por 16 hechos, mientras que a Corradi lo acusan por seis y a Gómez por otros seis, en una causa que tiene una decena de víctimas de entre 4 y 17 años de edad.  Por su parte, la querella pidió 50 años de prisión para los curas y 30 años para Gómez.

Alicia Arlotta, a cargo de la defensa de los acusados, a cargo de , pidió que se declare nulo el proceso, que los acusados sean absueltos o bien condenados a la pena mínima, es decir 10 años de prisión.

Fuente: Mendozapost