Una mujer que compraba calzado deportivo a sus hijos en un reconocido comercio del rubro en San MartA�n, se abanicaba con una revista cuando le consultA? al vendedor: «A?se les rompiA? el aire?», a lo que A�ste respondiA?: «no seA�ora, lo apagan, porque casi se mueren cuando les llegA? una factura de luz de mA?s de 70 mil pesos».

Sorprendidos, decidimos consultar a comerciantes vecinos, y las respuestas fueron similares. «Nosotros pusimos ventiladores, y por las noches apagamos todas las luces, porque nos llegA? una boleta que es el doble de lo que pagamos de alquiler», comentA? el encargado de un comercio de importados.

Alertados por comentarios de vecinos, que aseguraban que el reciente inaugurado Tadicor, tampoco encendA�a sus sistemas de aire, consultamos a Fabiana, encargada del salA?n y ella comentA? a 2634 que: » los aires acondicionados estA?n a 24 grados y lo que se hace es apagar las zonas cuando no hay gente. Por ejemplo en las salas de cine estA?n apagados aires y luces, hasta el momento de proyectar una pelA�cula, ahA� se encienden y luego se apagan nuevamente».

Otro comerciante que posee un drugstore en calle 9 de Julio, asegurA? que: «el mes pasado me vino 32 mil pesos de luz, una locura. Ahora apagamos las heladera y luces por la noche, para ver si nos viene algo menos».

Muchos comerciantes estA?n consultando por sistemas de energA�a solar, pero aseguran que «son muy costosos y las ventas no estA?n en su mejor momento».

«Entre los alquileres, las boletas de luz impagables y los persas que venden mercaderA�a trucha por dos mangos, es imposible sostener el negocio», comentA? Celeste, la propietaria de un comercio de ropa, quien asegurA? estar liquidando todo para cerrar su negocio.

Por RedacciA?n