La ansiedad o emoción natural que tienen los seres humanos ante la amenaza de un resultado negativo o incierto, se produce, por ejemplo, ante los exámenes, al hablar en público, al sentirse evaluados, en situaciones sociales, o ante cualquier situación que nos resulte amenazante.

Hoy frente a esta pandemia que estamos atravesando estos casos van en ascenso, también han aumentado las consultas por insomnios recurrentes, angustia y malestar. La cuarentena y su encierro han puesto a las personas en situaciones de inseguridad frente a lo que vendrá pero también frente al presente.

La presidenta de la Asociación Psicoanalítica Argentina, Claudia Borensztejn nos comenta que hay una línea de atención para consulta y contención psicológica virtual (https://www.apa.org.ar/) si se lo requiere en caso de alguna emergencia sobre nuestra salud mental y, explica que antes del coronavirus les llegaban 3 o 4 consulta semanales y ahora tienen más de 150 llamados por semana.

Ella también agrega que quienes llaman presentan angustia, algunos pocos sufren de ataque de pánico y un 95% sufre problemas para dormir porque están angustiados, tienen miedo, no sólo por los síntomas que presentan, sino por no saber qué pasará con sus trabajos.

Lo que más altera a la mayoría, son los pensamientos que tenemos a futuro; el no saber qué pasará con nuestras rutinas, trabajos y familias. Ante estos interrogantes se necesitan respuestas urgentes para sobrellevar la situación.

Algo importante a destacar es que las redes sociales actúan como catarsis, como sedes de nuestros miedos y sobre todo aumentan nuestra ansiedad con información y estadísticas falsas.

Sigmund Freud, uno de los padres de la psicología, nos decía en su escrito “El malestar de la cultura” que el sufrimiento nos amenaza por tres lados: el propio cuerpo (cuando enfermamos), las relaciones con los demás (nos provocan un sentimiento de amor-necesidad) y el mundo exterior (las leyes, normas que nos impone la sociedad).

En el caso del coronavirus se dan los tres miedos.

Como recomendación para nuestra salud mental, frente al Coronavirus, debemos:

  • Informarnos con fuentes creíbles y datos que aporten tranquilidad.
  • Ser selectivos con lo que leemos y descansar de las noticias que nos producen temor.
  • Hacer ejercicio físico, tomar un momento del día para hacer alguna serie de entrenamientos.
  • También tomarse unos minutos al día para realizar una técnica de relajación guiada, esto nos ayuda a centrarnos en el aquí y ahora y relajarnos.
  • Realizar con nuestros hijos actividades fuera de las tareas sugeridas para ellos, como juegos, películas y cocina para que ellos también se relajen.

Por El Mono Enjaulado