En el marco de las medidas para contener la presión inflacionaria, el Gobierno nacional postergó hasta el 1 de marzo el aumento en el impuesto a los combustibles líquidos, uno de los elementos que conforma el precio final en los surtidores.

A través del decreto 118/2020 publicado este jueves en el Boletín Oficial, se modificaron los plazos previstos en la ley para incrementar ese canon sobre la base de las variaciones del Índice de Precios al Consumidor (IPC), que suministre el Indec.

El Gerente de la Confederación de Entidades de Hidrocarburos (CECHA), Guillermo Lego, consideró hoy que la continuación del congelamiento de nafta es bueno para la gente porque mantiene los precios, pero «es malo para el estacionero».

El empresario señaló que la alícuota del impuesto que pagan los combustibles tiene un atraso de, en torno, el 20% o 22%.

«Sin el congelamiento, la nafta súper que está en 53 se iría a 57. La premiun se iría de 61 a 70, aproximadamente», afirmó Lego.