El uruguayo Andrés Cunha será secundado por sus compatriotas Nicolás Taran y Mauricio Espinosa como asistentes y el peruano Víctor Carrillo será el cuarto árbitro. Esto sucederá en la final de vuelta del Superclásico de la Copa Libertadores de América el próximo 24 de noviembre a las 17.

A cargo del VAR también habrá un equipo uruguayo: Leodán González (principal), Esteban Ostojich y Richard Trinidad (asistentes) y Martín Vázquez (observador). El paraguayo Carlos Torres será el asesor internacional.

Cunha dirigió dos veces a ambos equipos durante la presente edición de la Libertadores: a Boca, en los empates con Palmeiras (1-1 en Sao Paulo por la primera fase) y Cruzeiro (1-1 en Belo Horizonte por cuartos de final); y a River, en el 0-0 con Flamengo (primera rueda en el Monumental) y en la victoria 2-1 sobre Gremio en Porto Alegre, resultado que lo depositó en la final.

Luego del empate 2 a 2 de la ida en la Bombonera, River y Boca definirán al último campeón de la Libertadores con la modalidad de dos finales: a partir de 2019, y al estilo de la Liga de Campeones, el título se decidirá en un único encuentro a desarrollarse en una sede predeterminada.