Los sobrevivientes hablaron desde la sede diplomática dos días antes de la llegada del presidente argentino, Mauricio Macri, quien viajará a la ciudad estadounidense para encabezar un homenaje a los cinco turistas rosarinos que fallecieron en el ataque islamista.

El homenaje, en el que Macri estará acompañado por miembros de su gabinete y por el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, se realizará en el lugar del ataque, en el sur de Manhattan, a pocas cuadras de la Zona Cero.

«Si hay un lugar adonde no hubiésemos querido estar es este, si hay un texto que no hubiésemos querido leer es este. Pero aquí estamos. Llenos de dolor», dijo Guillermo Blanchini, encargado de leer el emotivo comunicado que escribieron los cuatro sobrevivientes, que pidieron no ser abordados por la prensa para responder preguntas.

«No hay forma de entender que se arrebaten vidas así», continuó, «que un sueño se transforme en la peor pesadilla», señaló Blanchini, que había emprendido una travesía junto a sus amigos del colegio secundario para celebrar los 30 años de egresados del Instituto Politécnico de Rosario.

Durante esos años, aseguró, se forjó una amistad «duradera, tolerante y solidaria» que los acompañó siempre.

En ese sentido, subrayó que el sentimiento por el horror que vivieron «es intransferible» y «duele, como nunca había dolido: Hemos sobrevivido y hemos visto partir a nuestros amigos», expresó visiblemente emocionado.

Sin embargo, remarcó que lo único que buscan es «justicia» y que no quieren más muertes, ni en Estados Unidos, «ni en ningún lugar del mundo».

«Lloraremos por siempre a nuestros amigos. Tendremos que vivir con el dolor a cuestas pero seguimos convencidos de que la forma de habitar este mundo es la que aprendimos desde chicos en nuestras casas, en nuestra escuela, que es la que nos trajo a esta ciudad a celebrar nuestra amistad de más de 30 años», expresó.

En la rueda de prensa los rosarinos Ariel Benvenuto, Juan Pablo Trevisán, Ivan Brajkovic y Blanchini, que no sufrieron heridas en el atentado del martes, estuvieron acompañados por el cónsul argentino, Mateo Estremé, quien los presentó como «héroes» y dijo estar «orgulloso» por la respuesta que dieron ante la crisis.

Al terminar de leer el texto los cuatro amigos se abrazaron emocionados, agradecieron especialmente a los miembros del Consulado y a los cientos de mensajes solidarios que recibieron desde su ciudad natal, Rosario, y de diversas partes de Argentina y el mundo.

El otro superviviente, Martín Marro -que vive en Boston- se encuentra estable internado en el hospital Presbyterian de Nueva York, donde se repone de fracturas y contusiones varias.

Los familiares de los fallecidos Ariel Erlij y Diego Angelino llegaron ayer a Nueva York mientras que hoy se esperaba la llegada de los parientes de Alejandro Pagnuco para hacer el trámite de reconocimiento de los cuerpos, según fuentes del consulado.

Por Redacción