La DGE dio a conocer en una circular que la enseñanza sexual en las escuelas es  obligatoria y que si los directivos no cumplen con tal, estarán infringiendo la normativa. Hoy Malargüe  marchará contra la Ley de Educación Sexual Integral 26.150.

Después de una semana de intimidaciones a  docentes y directivos en distintas zonas de la provincia para no dictar clases de educación sexual en las escuelas, y mientras hoy se anuncia  una marcha que va en contra de la Ley con este tipo de contenidos, realizada por organizaciones religiosas, la Dirección General de Escuelas emitió el día de ayer la circular N°7. En la misma se recuerda que todos los directores escolares, en condición de funcionarios se ven obligados a cumplir con lo que dispone la Ley 26.150.

En tanto, la DGE asegura que no es una advertencia hacia las autoridades escolares, sino una herramienta para poder frenar a padres y grupos religiosos que intentan evitar que se brinde dicha enseñanza a los alumnos.

La circular les permitirá a los directores mostrar un papel con una orden emanada de la DGE a quienes quieran expresar sus quejas. Al mismo tiempo, en ella se da aviso de que si el docente tiene algún problema a la hora del dictado de la clase, debe comunicarlo al supervisor para que el gobierno escolar arbitre las medidas para garantizar la enseñanza.

El  gobierno escolar recibió varios reportes de  reclamos  por la incomodad que les produce a distintos docentes dictar una materia que aborde la educación sexual. Estas quejas llegaron desde San Rafael, General Alvear y en menor medida, desde otros departamentos de Mendoza.

Se recuerda por la circular de la DGE, que la educación sexual está contemplada en la Convención de los Derechos del Niño y que, según la Organización Mundial de la Salud una de cada cinco niñas y uno de cada 13 niños en el mundo son víctimas de abusos.

Por Redacción