Fuerzas policiales reprimieron durante horas a trabajadores que habían tomado la planta, en reclamo por los despedidos tras el cierre del establecimiento.

Uos 200 agentes de la Gendarmería Nacional y de Infantería desalojaron esta mañana la planta de la empresa multinacional Pepsico, ubicada en Florida, partido de Vicente López, que estaba ocupada por empleados que se quedaron sin trabajo tras el cierre del establecimiento, el 20 de junio último.

«Vamos a resistir acá en el techo, y si algo nos pasa, hacemos responsable a Macri, a Vidal  y a la jueza (Andrea Rodríguez Mentasty)», había advertido el delegado de la comisión interna, Camilo Mones, en referencia al Presidente, a la gobernadora de la provincia de Buenos Aires y a la titular del Juzgado de Garantías N°3 de San Isidro, a cargo de la causa.

El operativo de desalojo comenzó alrededor de las 7 y duró horas. Hubo momentos de tensión. Los trabajadores arrojaron baldes de pintura, piedras y varios objetos y las fuerzas de seguridad respondieron con gas pimienta, gas lacrimógeno y balas de goma. Hubo detenidos, que fueron liberados al mediodía.

Pepsico cerró su planta de Florida, donde se fabricaban snacks salados, porque era «inviable» por «cuestiones logísticas y operacionales». Más de 500 personas se quedaron sin su fuente laboral. Según la empresa, la decisión es «inamovible e irreversible». La multinacional operará desde su planta ubicada en Mar del Plata, pero esa sucursal no absorberá a los trabajadores cesanteados. Según explicaron fuentes de la empresa, «tomarán trabajadores de la zona».

En la fábrica trabajaban 691 personas: 155 que realizaban tareas administrativas fueron relocalizadas en otras oficinas, pero el resto -536 personas- quedó sujeto a aceptar o no las condiciones de indemnización que negoció la compañía con la Lista Verde, que responde a la conducción del sindicato de alimentos, en manos de Rodolfo Daer.

Quienes no aceptaron la indemnización decidieron llevar adelante medidas de fuerza: desde marchas en el centro porteño hasta la toma de la planta. La Agrupación Bordó, mayoritaria en la comisión interna en Pepsico y opositora a la Lista Verde, no apoyó la negociación por la indemnización.

Fuentes del Ministerio de Trabajo aseguraron que la mayoría de los trabajadores despedidos -450- aceptaron la propuesta económica (indemnización y cobertura médica hasta abril del año que viene). Además, «interpretaron» que la toma de la fábrica fue llevada adelante por «un pequeño grupo de trabajadores apoyado por agrupaciones políticas de izquierda».

Por Redacción.