SegA?n un estudio realizado por la mayor cA?mara de estaciones del sector, Cecha, la nafta «sA?per» podrA�a subir $ 1,045 con respecto a los valores actuales, teniendo en cuenta los importes de YPF, la petrolera que aA?n no aumentA? los precios. TambiA�n el gasoil subirA? otros 55 centavos.

Por lo tanto, dicha modificaciA?n en los impuestos internos a los combustibles se aplicarA? desde el prA?ximo primero de marzo. Tomando de referencia los valores actuales, la premium se encarecerA? 26 centavos y el gasoil «premium» serA? unos 5 centavos mA?s barato.

AdemA?s asegurA? Cecha, que los combustibles «regulares» experimentarA?n un incremento impositivo superior al de los «premium». Sin embargo, estos cambios pueden resultar beneficiosos en el largo plazo, segA?n Cecha.

En tanto, el ministerio de EnergA�a e YPF querA�an una modificaciA?n mA?s intensa en el impuesto a la transferencia a los combustibles (ITC). Lo sancionado por el Congreso trae algunas modificaciones, pero que resultarA?n insuficientes para contener los valores de venta al pA?blico si el precio del petrA?leo crudo continA?a en alza, segA?n estimaciones de las petroleras. De todas formas, la principal cA?mara del sector -Cecha-, considera la decisiA?n como acertada.

Las naftas pagan un 62% de impuesto de transferencia a los combustibles (ITC), sobre el valor de venta. Eso representa un tributo de $ 6,301 en la «premium» y $ 5,58 en la «sA?per». A eso hay que agregarle el impuesto de la tasa hA�drica. En la «premium» es $ 0,577 y en la «sA?per», $ 0,512. En total, la carga impositiva suma $ 6,878 por litro en la «premium» y $ 6,09 en la «sA?per».

Es por esto, que con la reforma tributaria, eso cambia. El ITC serA? fijo: $ 6,726 tanto para la nafta «premium» como para la sA?per. Ambas tambiA�n pagarA?n un impuesto de $ 0,412 por diA?xido de carbono. Las dos quedarA?n tributando $ 7,138 por litro. Eso es $ 1,04 mA?s caro que el impuesto actual en la sA?per y $ 0,26 superior en «premium» con respecto a los actuales valores de YPF, que estA?n en camino de ser aumentados, aunque aA?n sin fecha.

Aunque el consumo de nafta premium viene subiendo, todavA�a se vende el doble de sA?per que de combustible con mayor octanaje. Algo similar sucede con el despacho de gasoil.

«Si bien implica el incremento en un primer momento, la modificaciA?n del esquema impositivo para los combustibles es una decisiA?n acertada porque busca amortiguar el impacto que puede tener en el precio del surtidor los aumentos del crudo o de otras variables que determinan la formaciA?n del precio», detalla Cecha en un estudio.

El actual ITC, sin tomar en cuenta otras cargas impositivas, representa casi un 30% del precio final que paga el consumidor. «Al ser un valor porcentual, con el sistema actual cada vez que ocurre un aumento de combustibles, el pA?blico ademA?s de pagar el incremento del producto que consume paga tambiA�n el incremento impositivo que trae aparejado. En cambio con una tasa fija predeterminada, el tributo resultarA? invariable para el consumidor», analizaron desde Cecha.

El 62% sobre el que aplica el ITC actual es sobre el 88% del valor de las naftas en las estaciones, ya que el 12% restante corresponde a biocombustibles.
En el caso del gasoil, el ITC que paga es inferior (19%). En el gasoil «comA?n», ese impuesto es de $ 1,778 y en el «premium», de $ 2,043. Hay una tasa especA�fica para este combustible: $ 2,288 para el regular y $ 2,629 para el «premium». Hoy, el gasoil regular paga $ $ 4,06 de impuestos y el de mayor valor, $ 4,67.

Tras la reforma impositiva, el impuesto serA? de $ 4,621 para ambos. EstA? compuesto por $ 4,148 del ITC y $ 0,473 por diA?xido de carbono.
Para el consumidor, el gasoil regular costarA? 55 centavos mA?s ($ 4,621 desde marzo contra $ 4,06 actual), mientras que el «premium» bajarA? de $ 4,67 actual a $ 4,62.

Fuente: ClarA�n