A partir de diciembre comienza la aplicación del plan de recorte en la administración nacional. Por esto es que el gobierno prevé anunciar en tres semanas el congelamiento de la planta estatal y recortes de hasta el 20% en los cargos políticos.

En tanto, en la Casa Rosada se analizó el organigrama del Estado y se consideró que lo correspondiente sería cerrarlas o en algunos casos vincularlas con otras dependencias que realizan el mismo trabajo, en distintos Ministerios.

El Gobierno buscaba  la manera de bajar el gasto público en los gobiernos provinciales cuando se llevó a cabo la firma en la última semana del Pacto Fiscal con cada gobernador, en donde, la Nación reclamó a las provincias no incrementar la planta de empleados estatales por arriba del crecimiento demográfico.

Es por ello, que desde el Ejecutivo defendieron la medida y afirmaron que no se trata de una ola de despidos sino de bajar de rango una dirección o cerrar una secretaría pero sin afectar a todo el personal.

Cabe recordar, que el presidente Mauricio Macri apoya un proyecto de ley que elabora el ministro de Modernización, Andrés Ibarra. Dicha iniciativa se basa en el compromiso federal que firmó la Nación con 13 provincias el pasado mes de abril, que incluye ejes como desburocratizar del Estado, la interoperabilidad de la información pública y además, que el acceso a ciertos cargos políticos se deben concursar si o si.