El Gobierno pule en estas horas detalles del inminente anuncio del aumento salarial por decreto para empleados estatales de $ 4.000 en dos cuotas, el cual no se aplicará en los haberes altos del sector público, luego del que se estableció para los privados. El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, es quien está definiendo los detalles junto su equipo.

«Va a haber un límite y se está trabajando en ajustar los montos», dijeron a NA fuentes del Ministerio de Trabajo, mientras que durante la jornada circularon versiones de que ese tope podría ubicarse en los $60.000, por lo cual los trabajadores estatales que cobren por mes más de esa cifra no recibirían el incremento a cuenta de paritarias.

Se trata de una de las diferencias que tendrá el anuncio respecto al de la semana pasada, para los trabajadores privados, que no estableció ningún límite de ingresos mensuales para aplicar la suba.

Al igual que para los privados, el aumento será de 3.000 pesos para salarios de enero (se cobra en febrero) y 1.000 pesos para febrero (se cobra en marzo), siempre a cuenta de paritarias.

En caso de confirmarse el límite de salarios de 60.000 pesos, el aumento para estatales alcanzaría a unos 180.000 trabajadores, incluyendo a los de organismos descentralizados estatales, Fuerzas Armadas, Fuerzas de Seguridad, Servicio Penitenciario, docentes y judiciales.

Por su parte, el secretario general de ATE, Hugo Cachorro Godoy, manifestó la expectativa de que «esta semana salga un decreto que el Gobierno establezca una recomposición salarial del mismo tenor para los trabajadores del Estado».

En declaraciones a FM La Patriada, el dirigente sindical resaltó que «es valorable la intencionalidad del Gobierno de dar una respuesta» a la difícil situación de los trabajadores. Sin embargo, subrayó que «el Gobierno debe tener una actitud más activa para ponerle límite a esta actitud empresarial», en referencia a los aumentos de precios de los productos.