En el día de ayer, en una rueda de prensa en el avión que lo llevaba de vuelta a Roma desde Irlanda, el papa Francisco recomendó recurrir a la psiquiatría cuando los padres constaten una tendencia homosexual en sus hijos desde la infancia.

Un periodista le preguntó qué le diría a los padres que detecten orientaciones homosexuales en su hijo. “Les diría, en primer lugar, que recen, que no condenen, que dialoguen, entiendan, que den espacio al hijo o a la hija”, respondió el Papa.

Al mismo tiempo, consideró que había que tener en cuenta la edad de las persona. “Cuando eso se manifiesta desde la infancia, hay muchas cosas por hacer por medio de la psiquiatría, para ver cómo son las cosas. Otra cosa es cuando eso se manifiesta después de los 20 años”, dijo Bergoglio.“Nunca diré que el silencio es un remedio. Ignorar a su hijo o hija con tendencias homosexuales es un defecto de paternidad o de maternidad”, añadió.

Tras las polémicas declaraciones, asociaciones LGTB francesas denunciaron las irresponsables palabras del papa. “Condenamos estas declaraciones que hacen referencia a la idea de que la homosexualidad es una enfermedad. Si hay una enfermedad es esta homofobia arraigada en la sociedad”, dijo Clémence Zamora-Cruz, portavoz de Inter LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales).

“Sus palabras graves e irresponsables incitan al odio contra las personas LGBT en nuestras sociedades ya marcadas por altos niveles de homofobia”, dijeron por su parte desde SOS Homofobia en Twitter.

Fuente: Medios