Según especialistas, la escasez de lluvias sería la causa de fuertes descargas eléctricas.

La electricidad estática es causada por el desequilibrio entre cargas positivas y negativas que tienen todos los objetos. Al rozar distintas superficies, uno de los objetos pierde electrones (carga positiva) mientras que el otro los acumula (carga negativa). Ambas cargas tienden a equilibrarse por medio de ese “chispazo”.

Si el aire que nos rodea estubiera húmedo, a lo largo del día nos iríamos descargando al entrar en contacto con las minúsculas partículas de agua presentes en nuestro alrededor. Pero, como llevamos un prolongado período sin lluvias, las cargas se acumulan en nuestro cuerpo, y se descargan cada vez que tocamos algo.

Se está dando este fenómeno porque hay muy baja humedad relativa en el ambiente, por ende nos cargamos de tensión y descargamos en contacto con cualquier superficie.

Fuente: SMN