Por primera vez, el oratorio de Alto Salvador, monumento nacional y una de las postales religiosas más tradicionales de San Martín fue escenario durante la noche de este jueves de la Bendición de los Frutos, el acto religioso y artístico enmarcado en el calendario de Vendimia y  donde cada año se agradece  a la Virgen de la Carrodilla por los frutos recibidos y se brinda con el vino nuevo.

“La verdad es que tenemos muchas ganas de que los vecinos disfruten de esta fiesta, de este acto religioso tan importante en Vendimia y en un escenario tan lindo y particular como es el oratorio de Alto Salvador”, comentó Laura Uano, directora de Cultura, minutos antes de las 21 y cuando todo estaba preparado para el inicio del acto.

Ante la presencia de un público que se ubicó con sus sillas en la misma calle frente al oratorio, la Bendición de los Frutos departamental contó con la presencia de la actual Reina de la Vendimia de San Martín, Martina Flores Casado y de las 16 candidatas distritales. También hubo autoridades municipales encabezadas por el intendente, Raúl Rufeil y por el secretario de Gobierno, Mauricio Petri. Además, hubo un agradecimiento especial a la familia Arnal, dueña del predio y que acompañó todos los detalles de la organización.

Así fue que minutos después de las 21 ingresó a la galería del oratorio y ante el saludo de todo el público, la imagen de la Virgen de la Carrodilla, que llegó a San Martín para iniciar una peregrinación por todo el departamento que se extenderá hasta el 28 de febrero.

Luego, el intendente Rufeil fue el encargado de dar el tradicional golpe de reja, acto que recuerda la forma habitual en la que tiempo atrás, se llamaba al descanso de las tareas rurales: con golpes de reja dados al mediodía y al caer el sol.

“Con mucho entusiasmo y transitando esta Vendimia federal, que dijimos desde un comienzo que íbamos a llevar por los distritos”, señaló Rufeil y agregó: “Estamos viviendo una hermosa Bendición de los Frutos junto a la gente de esta zona y que apuesta al trabajo. El marco maravilloso que nos ofrece el oratorio le da un escenario especial y muy emotivo”.

Rufeil se mostró contento durante el acto y recordó que la Bendición de los Frutos es un homenaje al que trabaja la tierra y a la parte productiva “que le hace tan bien al departamento. A eso tenemos que apostar, a potenciar y acompañar estas tareas desde el municipio”, dijo el intendente y subrayó la idea de federalizar sus actividades y su gestión, más allá de la Vendimia.

El acto religioso estuvo a cargo del cura Leonardo Di Carlo: “Esta noche se ha sentido acá en la comunidad de Alto Salvador el espíritu de la Vendimia, una oportunidad para dar gracias, para reunirnos como familia y traerle al Señor nuestras necesidades y nuestras súplicas”, dijo el sacerdote y destacó el gesto de la comuna de llevar al oratorio de Alto Salvador, la Bendición de los Frutos: “Se trata de un lugar valioso tanto en lo histórico como en lo religioso. Los frutos que hoy se han bendecido son de la zona y los vecinos buscan lo mejor de sus tierras para traer a esta fiesta y compartir con amigos y con el resto de la gente de otros distritos.

Además del acto religioso, la Bendición de los Frutos tuvo también su momento artístico con la actuación del Coro de la Escuela Orquesta Municipal dirigido por Liliana Sánchez, la participación del ballet Sol de mi Tierra integrado por niños y adultos de la zona y ya en el cierre, la actuación del cantante Facundo Morán, de El Divisadero.

Prensa MGSM