Los empleados de la aduana tomaron la decisión de producir demoras a través de revisaciones exhaustivas en forma de protesta al actual Gobierno chileno.

El día de ayer trabajadores aduaneros del vecino país iniciaron una movilización fiscalizadora. La misma cuenta con una revisión exhaustiva en todos los pasos fronterizos terrestres, aéreos y marítimos que ralentiza el trámite, una forma de presionar al Gobierno por el encuadramiento. Dicho reclamo dio comienzo el pasado mayo tras un paro de 10 días.

En tanto, el día miércoles y jueves se dará repetición  a la protesta, por lo tanto, si el viernes no hay avances en las negociaciones, la Asociación Nacional de Funcionarios de Aduanas de Chile, Anfach,  convocará según anunció a distintos medios Marcelo Reyes, su titular, que se realizará un paro nacional, lo más probable, a partir del lunes 20 de noviembre.

Es por esto, que el paro  podría afectar a los viajeros argentinos que visiten el vecino país  este próximo fin de semana largo. La medida afectaría a todos los aquellos que viajen en el feriado.

No obstante, Aduanas de Chile confirmó a través de un comunicado que durante la mañana del pasado lunes tránsito en todos los puntos fronterizos se realizó con normalidad.

El organismo cuenta con “planes de contingencia dispuestos para ser activados ante cualquier situación que ponga en riesgo la continuidad operacional del servicio, de tal modo que el normal tránsito de personas y flujo de mercancías no se vea perturbado o entorpecido”, expresa el texto oficial.

El pasado mayo, luego de 10 días de paro,  los aduaneros lograron llegara  a un acuerdo con el Ministerio de Hacienda para retirar una propuesta gubernamental sobre el encasillamiento de los funcionarios de contrato y planta.

Según manifestó la subsecretaria de Hacienda, Macarena Lobos,  las autoridades de Chile mantienen el interés en construir un nuevo acuerdo en los aspectos en los que todavía no hay consenso.

Por Redacción