El epicentro estuvo en la zona precordillerana de la capital mendocina, tuvo una magnitud de 2,5 grados en escala de Richter y su profundidad fue de 128 kilómetros.

Debido a la profundidad que tuvo y a su magnitud, fue prácticamente imperceptible para los habitantes de esta provincia.

Fuente: Inpres