Este martes, 500 personas marcharon desde el Hospital Humberto Notti hasta la Casa de Gobierno en favor de 272 Licenciados en Enfermería de la provincia, a quienes el Ejecutivo no les reconoce l ser parte del Régimen 27 de profesionales de la salud.

La lucha por el pase de los Licenciados en Enfermería comenzó 2015, cuando el Gobierno de Mendoza comenzó a discriminar a los trabajadores que se capacitaron, lograron su título y lo ejercen cada día en sus lugares de trabajo, por lo general en centros asistenciales alejados, atendiendo a la población más vulnerable y en muchos casos a cargo de centros de salud parte del día o el día completo. Agotada la negociación con el Gobierno por su reconocimiento, cuestión que incumple la ley, decidieron realizar un paro de actividades en busca de que los ciudadanos visualicen su problemática.

La caravana partió desde el emblemático Hospital Humberto Notti, donde trabajan muchos de los enfermeros discriminados por el Gobierno, y concluyó en la Casa de Gobierno. A su paso, la gente que circulaba por las calles apoyó con bocinas y aplausos el reclamo de los trabajadores. Una vez que los casi 500 manifestantes llegaron a la Casa de Gobierno, la ministra de Salud, Desarrollo Social y Deportes, Elizabeth Crescitelli, recibió a Claudia Iturbe, secretaria adjunta de AMProS, Daniel Jiménez, secretario gremial y Rodrigo Domínguez, pro secretario gremial.

“Esta es una batalla más que hemos librado para la lograr que los Licenciados en Enfermería sean reconocidos como profesionales de la salud, ya que tienen título de grado y matrícula. La ministra de Salud sostiene que deberían ascender por concurso, pero en este caso hablamos de Licenciados en Enfermería que tienen antigüedad dentro del Estado, cargo y ejercen como profesionales de la salud. Por tanto no existe un concurso para cambio de régimen, es algo que debería darse de manera automática, como pasaba hasta 2015”, aseguró Claudia Iturbe, secretaria adjunta de AMProS.

Más allá de la negativa del Gobierno de Mendoza a cumplir con la Ley 7759, la jornada de paro y movilización significó la unión de los trabajadores en reclamo por el cumplimiento de los derechos y la solidaridad de la gente que reconoce el esfuerzo de los enfermeros mendocinos que día a día se trabajan de manera incansable para mejorar la salud de la población, sobre todo en los sectores más vulnerables de la provincia.

El Estado de Asamblea continuará vigente y el próximo jueves los trabajadores afectados y los referentes gremiales volverán a reunirse para analizar la histórica jornada de protesta de hoy, y los pasos a seguir en la lucha gremial y legal.

 

Fuente: AMPros