Imagen Facebook

La noche del sábado una familia de zona rural de San Martín vivió un verdadero infierno, cuando delincuentes entraron a robar, dispararon e hirieron al dueño de casa, y en medio de una verdadera batalla campal, el hijo de la familia terminó con la vida de uno de los delincuentes.

«Era mi familia o ellos», esas fueron las palabras transmitidas por Alejandro Molares de 27 años, a uno de sus abogados, el Dr Emanuel Giménez, luego del lamentable hecho de inseguridad vivido, cuando 2 delincuentes armados entraron a la casa de finca Lombardo ubicada en carril Anzorena para robar.

2634 habló con uno de los representantes de Alejandro, quien detalló que se trata de un muchacho de familia contratista de viña y muy trabajadora del distrito Montecaseros de San Martín. El Dr. Giménez aseguró que su defendido, «aún no termina de salir del shok por los momentos angustiantes vividos», en los que él y su familia temieron por sus vidas, y que su padre aún pelea por recuperarse.

«Entendemos que está más que probado que fue en legítima defensa», «hay una agresión ilegítima por parte de los delincuentes y el se defiende proporcionalmete», afirmó el letrado, quien por respeto al momento de instrucción de la causa no pudo brindar muchos detalles. Alejandro es dj de fiestas en la zona, y la noche anterior había realizado un evento, por lo que no se descarta que vinieran por ese dinero. «Vinieron jugados, a llevarse lo que fuera» dijo el abogado, quien destacó que «en esa zona se está a merced de nadie, lejos de cualquier ayuda por parte de las fuerzas públicas».

Con respecto a al familia, «lo que mas necesitan es apoyo psicológico y es lo que estamos gestionando a través de la Asociación de Victimas del Delito». «El Padre está estable, yo trate de hablar con el pero no pude, han sido heridas muy graves en la zona del intestino», manifestó el abogado.

«Yo tengo recuerdo de a partes» declaró Alejandro a su representante, quien aseguró que «no hubo mas victimas por la mala puntería de los delincuentes», ya que le habrían «gatillado» al joven dueño de casa en varias oportunidades.

La familia que hoy por hoy vive días muy difíciles se encuentran con custodia policial, «por parte de la fiscalía han obrado muy bien y resguardando a esta familia», «él es una víctima en todo esto, que tiene que someterse ahora a este proceso», dijo Giménez en relación a su defendido quien por ahora trata de reiniciar su vida.

Por Redacción