Por si te perdiste el programa radial de la novedosa propuesta de estudiantes de la carrera de Psicología de la Universidad de Congreso, “El mono enjaulado”, emitido el pasado jueves por radio 102.9 LATINOAMERICA, aquí va un breve resumen del tema que se debatió: “la felicidad”.

La pregunta del millón es ¿soy feliz?, ¿es posible alcanzar la felicidad? Para responder  a estas dudas primero hay que aclarar qué es la felicidad.

La reconocida psicóloga Pilar Sordo en una entrevista acerca de su libro “Bienvenido dolor” al hablar acerca de que es la tal sentimiento expresa: “La felicidad, más que una decisión, es un estado. Se parece más a la paz, a la armonía e incluso al silencio. Para llegar al mismo, y hacerlo bien, hay que tomar una decisión diaria. Algo que requiere voluntad, ser agradecido y centrarse en lo que uno tiene”. “Hay que separar el concepto de felicidad y alegría, es clave para tener el oxígeno que nos permite poder decir que uno es feliz con los dolores que uno tiene. Lo ideal es dejar de mezclar estas dos palabras que unió el marketing y que nos han hecho tanto daño.”

En otras palabras, hay que aprender a diferenciar los momentos que nos producen alegría del estado de felicidad, el cual es posible a través de decisiones diarias a pesar de las adversidades que el ser humano pueda tener.A lo largo de la historia filosófica, la persona también ha dado diversas opiniones y posturas sobre esta temática.

En cuanto a esto, los monos enjaulados realizaron una entrevista al Licenciado Nicolás Perrone, quien es profesor de filosofía en la Universidad de Congreso.

Por lo que el respondió; “para Aristóteles la felicidad no estaba ligada al placer, al dolor o la riqueza porque estas cosas siempre terminan convirtiéndose en un medio para otra cosa. Y que más bien, la felicidad debe ser vinculada a una vida virtuosa.”

Actualmente, existe un pensamiento neoliberal que convierte en seres que piensan que su felicidad se construye en base al consumismo y el trabajo. El sistema capitalista propone que el individuo encuentra la felicidad ocupando todo el tiempo en una actividad productiva.

Pero la felicidad no tiene nada que ver con lo que se pueda tener o no, la verdadera felicidad está relacionada con tener objetivos, sueños y proyectos que incentiven y movilicen. “Es darle un sentido a lo que estás viviendo”.

También se debe reconocer que el fracaso de ciertos planes o proyectos no deberían robar la felicidad. Debemos entender que este estado se encuentra “en el camino” y no “en la meta”, es algo que va cambiando con el tiempo.

Se puede lograr ser feliz; elegir y permitir esa felicidad. Comprender que la misma no va a depender de factores externos. Hay que dejar de esperar ese estado “ideal” sin dolor, todos enfrentaremos dificultades, pero la felicidad depende de la actitud de cada uno.

Fuente: Estudiantes Psicología- Universidad de Congreso