Ritos satánicos, San La Muerte y narcotráfico como protagonistas del atroz hecho. Los detalles.

En el día de ayer se formularon cargos contra tres de los cuatro detenidos por el crimen de Fernanda Pereyra y el de su bebé en gestación, ocurrido en Rincón de los Sauces. Se trata de su ex pareja y principal sospechoso del crimen, Luciano Hernández; de Osvaldo Castillo y Diego Marillán.

Sobre el tema, el fiscal general José Gerez reveló importantes detalles que amplifican la atrocidad del crimen: describió una minuciosa premeditación para actuar y una violencia inusitada, determinando que la causa de la muerte fueron varias puñaladas y muestra de ello es el reguero de sangre que se encontró en uno de los vehículos utilizados. Pero además, describió la personalidad de uno de los imputados, vinculado a ritos satánicos, donde la incineración del cuerpo de la mujer no sería casualidad. Todos, además, ligados a la venta de drogas al menudeo.

El caso estaría resuelto según coinciden la fiscalía y la defensa. Se determinó que Fernanda fue cargada a una camioneta Berlingo, allí apuñalada y con otro vehículo de apoyo, se llevaron cubiertas y ramas para la posterior hoguera.

Al respecto, el fiscal general opinó que «este tipo de crímenes complejos se resuelven en las primeras horas y nosotros nunca hemos dudado que el cuerpo encontrado era el de Fernanda”.  Y consideró que ya tienen prácticamente el crimen resuelto pero además, «creemos que estamos en condiciones de llegar al juicio con un cúmulo de evidencias. Resta muchísima evidencia que ya tenemos en fiscalía para procesar».

En ese sentido, Gerez destacó la importancia que jugó en el caso la disponibilidad de cámaras de seguridad, tanto privadas como públicas porque permitió poder cerrar el circuito de cómo sucedieron los hechos.

Las siguientes, son las declaraciones más relevantes del fiscal, al cabo de la investigación inicial: «Uno de los imputados (Osvaldo Castillo) era al que más miedo le tenía  Fernanda y así se lo confió a su padre. A él le encontramos muchos elementos ligados al culto satánico; «En el inquilinato donde se produjeron las detenciones de Hernández y Castillo encontraron un santuario a San La Muerte, al que le rinden devoción los narcos principalmente. Había velas negras, rojas y blancas, música satánica y una muñeca de papel con la misma estatura de Fernanda y una peluca de color caoba, el mismo color de pelo de la joven, que ofrecían al santo. A esto se suma que Castillo, alías Rapunzel, tiene el torso y sus brazos con tatuajes que llamaron la atención de los investigadores. Mujeres en llamas, tridentes, el diablo, dragones y demás imágenes relacionadas con el satanismo. 

Fuente: Minuto Neuquén.com