El Presidente de Pfizer, Albert Bourla, demostró que la vacuna tenía el 90% de eficacia, se presentó en la Cumbre STAT 2020 donde brindó detalles sobre el detrás de escena del desarrollo.

Pocos pueden imaginar lo que significa estar en la piel de los científicos que trabajan en la vacuna contra el COVID-19. Pero si hay alguien que puede transmitir la sensación de tener en manos la posibilidad de combatir el nuevo coronavirus y ayudar a que la devastadora enfermedad se pueda controlar, es la cara visible de Pfizer: Albert Bourla, presidente y director ejecutivo de la farmacéutica detrás de la primera fórmula en revelar los resultados preliminares de la Fase III que demostró que la vacuna tenía una eficacia del 90%.

Albert Bourla lidera a la farmacéutica Pfizer con dos propósitos que lo guían a diario: avances que cambien la vida de los pacientes, con un enfoque en impulsar la innovación científica y comercial necesaria para tener un impacto transformador en la salud humana. “Es una sentimiento muy difícil de describir. Es un momento donde estás aliviado pero ansioso porque sabes que las noticias que estás esperando escuchar no solo determinarán el futuro de tu organización sino la del mundo entero. A pesar de que estaba muy confiado, nunca se sabe. Cuando llegaron los resultados con la eficacia me sentí pleno”, expresó Albert Boula en el marco de la Cumbre STAT 2020, de la que participó Infobae.

Lo cierto es que detrás de la alegría de encontrar una vacuna contra el COVID-19, lo único que tenía en mente el profesional era encontrar cuanto antes la manera de contribuir con la sociedad y evitar que se siga muriendo gente: “En marzo nos dimos cuenta de que el nuevo coronavirus sería una amenaza global. De este modo, asigné tareas para cada uno de los equipos de Pfizer porque tenía en mente que podríamos generar algo y que iba a ser muy importante. Fui muy claro con mi equipo; les dije que buscarán la forma de hacerlo o sino que pregunten quién podría hacerlo. Tuvimos acceso a múltiples tecnologías pero elegimos la de ARN porque era específica y creíamos que iba a ser la más efectiva. Creamos un plan y la fecha que me aseguraron era a mediados del 2021. Yo fui muy claro, no podía seguir muriendo gente, debíamos tener una respuesta a fines de octubre”.

Fuente: Infobae