Desde el sector farmacéutico aseguran que a pesar de la difícil situación se instrumentan medidas que parten del criterio solidario del farmacéutico, como volver a implementar una vieja metodología como “el fiado”.

Señales que se debilitan por la baja en las ventas, inflación, deudas de obras sociales y ahora la devaluación.

Habló de todo esto, la titular de la Federación Farmacéutica Argentina, Isabel Reinoso, quien presidió recientemente en nuestra provincia el 24º Congreso Farmacéutico Argentino.

Al hablar de la situación económica del país y cómo afecta al sector, afirmó que “las farmacias no son ajenas a la situación del país, porque ellas son las financiadoras del sistema de salud. Y la realidad es que no pasan por un buen momento, porque tienen que financiar a la seguridad social, como PAMI y las obras sociales provinciales. Sobre esto, el público sabe que el farmacéutico hace una contención del paciente y esto se nota con el aumento del fiado, es decir la cuenta corriente. Todo para que el paciente pueda cumplir con el tratamiento”.

“Por eso, los datos son muy duros con la caída en el consumo de los medicamentos del 14%, porcentaje que arrojó la última medición en junio pasado. En la mirada interanual, comparando con el mismo mes del 2017, hablamos de una caída del 7% en el mercado legal farmacéutico” explicó.

“Es dramático lo que vive a diario el farmacéutico cuando llegan los pacientes con sus recetas para tratamientos complejos que no pueden abonar”, se lamentó.

Reinoso agregó que “entre enero y agosto de este año el aumento de los medicamentos que acompañó a la inflación ha sido del 25,7%. Ahora estamos analizando nuevos datos a partir de la devaluación que hubo en agosto pasado y cómo impacta la misma en el costo de los medicamentos”.

El servicio se cortaría en noviembre

Cuando se le consultó puntualmente sobre la obra social PAMI, la deuda que mantiene con la industria farmacéutica y la eventualidad de interrumpir el expendio de medicamentos e insumos a sus afiliados, respondió: “Tal como le expresé hace instantes, la farmacia es la que financia el sistema de salud y por eso estamos en una situación compleja. Hay deudas que la obra social tiene desde el mes de abril.
Estamos hablando de una deuda vencida en todo el país de $1.200 millones que soportan las farmacias argentinas, con mucho esfuerzo y con la imposibilidad de salir a buscar crédito. Porque el titular de una farmacia es también parte del país, porque es ciudadano argentino”.

“Nuestras espaldas no son muy grandes. Ni siquiera somos Pymes, sino mini Pymes que no compran o especulan con el dólar a futuro o Lebacs, o invierte en fondo alguno. Solo invertimos en medicamentos y lo único que pedimos es poder recomponer stock de medicamentos para seguir dando el servicio de salud”, consideró Reinoso.

“Por lo tanto se debe entender que hay un esfuerzo muy importante de la farmacia independiente, que es la que decide dar esa cuenta corriente a un paciente que no puede pagar su receta de contado, hasta que el país se mejore”, reflexionó.

Finalmente y para dejar expuesta la posición de la Federación Farmacéutica Argentina su titular expresó: “Nos hemos reunido todas las farmacias del país para que, por medio de un intenso diálogo, las autoridades del PAMI solucionen la deuda a la brevedad. El plazo es el 31 de octubre próximo, y antes de esa fecha esperamos esas soluciones sobre la abultada deuda”.

“Lamentaríamos mucho interrumpir el servicio a partir del primero de noviembre y no poder suministrar medicamentos y elementos geriátricos a nuestros principales clientes, como son los adultos mayores. Pero debe entenderse que es muy delicada la situación económica de las farmacias de las que dependen miles de familias de todo el país y que se verían perjudicadas si cierran con la consecuente baja en las fuentes laborales”, concluyó.

Fuente: El Ciudadano