San Martín tuvo una victoria categórica frente a Atenas, un partido perfecto, no hubo fisuras, fue compacto y simple. 88 a 68 fue el resultado final.
El primer cuarto fue muy importante para el local ya que marcó una gran diferencia en todo sentido. En cancha había un solo equipo y era el Atlético Club San Martín, un gran trabajo defensivo hasta anular el goleo del apache. Fue un trabajo en equipo como es habitualmente este deporte. Al finalizar el tiempo los dirigidos por Peralta llevan una ventaja de 19 puntos 26 – 7.
El segundo cuarto fue mucho más parejo y Atenas encontró por momentos buen básquet pero San Martín mantuvo su nivel, Mermelstein, Mosley y compañía defendían y atacaban en bloque lo que permitió mantener la diferencia. Con el parcial 48 – 30 se iban al descanso.
El tercer cuarto fue la reacción de Atenas que empezó a descontar desde el primer minuto, pero el chacarero mostró algo de reacción y no permitió que se acercara a menos de diez puntos. Un Del Ponte errático en los libres no permitían sumar al local. Al término del tercero la diferencia era de 11 puntos 67 – 56.


En el último cuarto el chacarero volvió a recuperar la memoria y el trámite del partido volvió a recuperar los puntos perdidos y se piso a 20 puntos con un muy buen trabajo de Facundo Garmendia y Ramiro Espinoza. Sobre el final movió el banco Peralta y le dio minutos a jugadores de la casa Badui y Ferlaza. Con el apoyo desde la tribuna de los Leones del Este San Martín venció con contundencia y personalidad a un equipo de trayectoria como Atenas por 88 a 68. El León rugió y Mendoza se rinde a sus pies. Ahora esperar a Murialdo el domingo desde las 21.

 

Por Mauricio Sabatini