Arqueólogos confirmaron que los restos óseos hallados en las finca donde vivía Johana Chacón son humanos.

La adolescente de 13 años desapareció hace más de 6 años en Tres de Mayo, Lavalle.

Más allá de que durante el desarrollo del debate, que aún está pleno proceso, se hicieron excavaciones y se dieron con algunos huesos en las inmediaciones de la propiedad en la que residía la víctima, los que fueron analizados corresponden a una prueba obtenida por la Policía Científica en 2012 que nunca fue peritada, indicaron fuentes del caso.

De acuerdo con el resultado obtenido por los profesionales del Instituto de Arqueología y Etnología de la Facultad de Filosofía de la UNCuyo, estos huesos, hallados al costado de una churrasquera, días después de la desaparición de Johana, pertenecen al metatarso de una persona que tendría entre 11 y 18 años.

Esta prueba fue presentada durante la audiencia que se realizó este martes por el debate oral y público, que tiene en el banquillo de los acusados a Adrián Luque, ex cuñado de la menor. La presentación estuvo a cargo de los investigadores Daniela Mansegosa y Sebastián Giannoti, quienes explicaron los detalles del estudio al tribunal.

El juicio comenzó el 19 de setiembre y contó con las declaraciones de los dos personajes claves en la causa: Mariano Luque y Beatriz Chacón. La joven ratificó las declaraciones que aportó al expediente (la última de las ocho veces lo hizo) que estuvo a cargo del ex fiscal Especial Santiago Garay.