Fue raptada en el Departamento y luego abandonada en Guaymallén.

ESPACIO PUBLICITARIO, LA NOTA CONTINÚA DEBAJO.

A primera hora del día de ayer, policías de la Comisaría 25 de Guaymallén hallaron un tanto perdida a una joven de 18 años en la calle. Se encontraba en la lateral norte del Acceso Este, a la altura del 1800, en San José.

Luego de esto los uniformados comenzaron a entrevistarla para saber que había ocurrido. Según lo que denunció la joven, en la noche del pasado martes se encontraba en Rivadavia, por ingresar a la escuela nocturna a la que asistía alrededor de las 20 horas, cuando un grupo de hombres de manera violenta la subió a un vehículo de color blanco y  la llevaron hasta el lugar donde fue encontrada por ellos.

Aseguró que no había sufrido de abuso sexual, que está embarazada de siete meses y que le sólo habían robado su teléfono móvil. Pero  no pudo dar datos de los captores.

La víctima relató que vive en el departamento de Rivadavia. Mientras se daba la entrevista, efectivos de la dependencia 25 realizaban contacto con la Comisaría 13, desde donde confirmaban que horas antes una familia había realizado una denuncia por paradero y justamente era ella a quien buscaban.

Cuando su familia tuvo la tranquilidad de que la joven había sido encontrada, las autoridades la trasladaron al hospital Lagomaggiore para revisarla. Los médicos comprobaron que está en buen estado de salud.

Una vez que este paso finalizó, la joven regresó al Departamento  y prestó declaración en la fiscalía. El día de ayer se dispusieron las primeras medidas para tratar de resolver el caso. Por ahora no hay detenidos.

La unidad policial y autoridades judiciales del Departamento se encuentran movilizados por los casos ocurridos el último tiempo en zona Este.

Por Redacción