El PAMI lanzará a mitad de año una nueva credencial plástica magnética para sus afiliados, como las que tienen la mayoría de las obras sociales. Con un código de seguridad para las farmacias y la atención médica, contendrá no sólo los principales datos del beneficiario, sino también información sobre su condición de salud.

Así se reemplazará a la actual credencial en papel, que carece de medidas de seguridad adecuadas y no contiene más que los datos básicos.

La nueva credencial le va a dar al PAMI la posibilidad de contar con información precisa sobre los cinco millones de afiliados de todo el país, así como un registro preciso de los medicamentos que requieren y los estudios médicos que se realizan.

El código QR de la tarjeta -que podrá ser leído con cualquier celular inteligente- contendrá información sobre las patologías del jubilado.

La nueva credencial electrónica se enviará por correo postal al domicilio de cada uno de los beneficiarios, por lo que no tendrán que ir a retirarlas a las agencias de PAMI ni a los centros de jubilados.

Una vez que el beneficiario la reciba en su domicilio, deberá activarla llamando a un 0-800 de la ANSES, donde le preguntarán datos personales para corroborar que es su titular.

El cronograma de puesta en marcha de la nueva tarjeta prevé que en mayo se ultimen los detalles y su reparto comience en junio. Se hará por etapas y por zonas del país. Se entregarán unas 450.000 por mes, arrancando por Córdoba y finalizando por Santa Cruz.

Cuando ya esté plenamente en vigencia, los medicamentos solo podrán ser comprados con las recetas electrónicas de PAMI por quien tenga la tarjeta magnética del beneficiario.

Fuente: Medios