Los ex jueces federales Otilio Roque Romano, Luis Miret, Rolando Carrizo y Guillermo Petra Recabarren fueron condenados a prisión perpetua luego de que la Justicia confirmara que integraron el aparato represivo que actuó en Argentina durante la última dictadura Militar.

La investigación estableció que los ex magistrados fueron partícipes primarios en casos de secuestros, torturas, homicidios y desapariciones que se cometieron utilizando el aparato del Estado durante la última dictadura entre 1976 y 1982. Además fueron los primeros condenados civiles de Mendoza por delitos de lesa humanidad.

También en la jornada de hoy se conocieron 20 sentencias más para el resto de los imputados que formaban parte de las fuerzas de seguridad (policías y militares) en esos años.

En tanto, hace unos días se anunció que iban a estar presentes en la sentencia la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto y el nobel de la Paz, Pérez Esquivel, quienes no pudieron estar por «compromisos personales».

Por Redacción