Esta propuesta cultural tiene como objetivo dar continuidad a una celebración, con algunos cortes paganos y religiosos, que todavía hoy siguen vigentes en muchos barrios del país y que significa una tradición que enlaza con una sacralidad tan primitiva como auténtica del ritual del fuego.

En esta oportunidad, además de un rico chocolate caliente, los presentes podrán disfrutar de números artísticos, además de la tradicional quema del muñeco, que tiene un trasfondo religioso: expía los demonios, ahuyenta los malos espíritus y conmemora los acontecimientos sagrados.

Hoy a partir de las 16, los vecinos están invitados a congregarse en el Playón de Los Otoyanes del distrito de Philipps.