Anoche se vivió un partido inolvidable que quedará marcado en la historia de la Copa Libertadores.

Lanus revivió un resultado imposible ante el River de Gallardo que lo deposito en la final del certamen. Uno de los estandartes del milagro fue Esteban Andrada, oriundo del Barrio Primavera de San Martin, arquero que surgió de las inferiores de El León que de muy joven se incorporó a las filas Granates, donde debutó en el año 2012 por Copa Argentina y empezó a fundar un sueño.

El Flaco, como lo conocen en el barrio, fue fundamental en tapadas como las de Scocco tras el 2 a 2 de Lanus y una estirada trascendental ante un remate de Ponzio que tapó a puro reflejo cuando el local se había puesto 4 a 2 y estaba con un pie en la final. Mostró jerarquía y seguridad cuando parecía que el sueño se alejaba.

Ahora se viene lo más importante para el arquero que supo vestir el buzo del seleccionado integrando planteles de sub 18 y sub 20 ganando títulos y siendo figura, donde también fue convocado para la seleccion mayor por Alejandro Sabella. Tras un no muy buen recordado paso por Arsenal de Sarandi, a sus 26 años y ya afianzado en el arco relegando a un arquero de una talla importante como Monetti, esperara su rival que saldrá de Gremio y Barcelona de Ecuador para disputar por primera vez en la historia del club la instancia final del torneo más importante del continente y seguir agigantando su figura, sin dudas un orgullo propio para el fútbol mendocino.

Por Facundo Barocchi